Únete ♥

lunes, junio 8

Abuso mental


Sobrecarga.
La carga era muy pesada y yo quería una espalda más firme.
Yo rezaba por una espalda más firme.
¿Y a quién le estaba rezando yo?
Si la única responsable de no saber soltar ese peso que me condicionaba 
siempre
siempre
era yo.
La última vez dije que no me volvería a hundir.
Hace diez minutos quería escribir lo que me está pasando.
Lo que me está atormentando.
Y mis sentimientos son esta vorágine de emociones 
que no sé controlar.
Sonrío al mismo tiempo que siento pena profunda.
Al mismo tiempo que quiero dormirme en llantos.
La última vez dije que no me volvería a hundir.
Nunca digas nunca.
El nunca siempre llega.







10 comentarios:

  1. Nunca se sabe cuando algo sucederá, pero sí hay cosas que uno mismo puede hacer sin esperar ese nunca.

    Besos dulces y dulce semana.

    ResponderEliminar
  2. Prescindir es más fácil de lo que parece, una vez tomada la decisión.
    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Nos cuesta decidir y no nos cuesta cambiar de decisión. Somos proclives a llevarnos la contraria. Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Las emociones son ese mar bravío o calmo... solo necesita de su tormenta que uno mismo no puede controlar. Caeremos y nos levantaremos cada vez más rápido.

    Mil besitos, Isabel y muy feliz tarde ♥

    ResponderEliminar
  5. Yo, hace tiempo, cambié el nunca y el siempre, por "el hoy no quiero" y "hoy si quiero", me fallan menos.
    Somos emociones, unas veces, un mar en calma y, otras muchas, mar embravecido.

    Un beso grande.

    ResponderEliminar
  6. Me siento un poco igual últimamente...
    Besos.

    ResponderEliminar
  7. creo que no existe una manera de no hundirse, es decir de pensarlo y actuar por consiguiente. Creo que tiene que ver con una serie de decisiones que vamos tomando a lo largo de un cierto período. A veces son decisiones ínfimas que pasan desapercibidas, está bueno estar atento a las señales. Lo digo por experiencia. Espero te sientas mejor!

    ResponderEliminar
  8. La espiral del desconcierto es muy peligrosa, puede absorberte sin darte cuenta. Cuidado.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  9. Nunca digas nunca, y es que hay ciclos que uno repite inevitablemente, pero lo bueno de todo es que lo reconoces y eso ya es un gran avance.
    Cariños

    ResponderEliminar
  10. Es un poco triste volver y leerte así, tan desganada, sin embargo comprendo que es parte de tu proceso. No te diré que no te sientas así, de hecho, por el contrario, pienso que una de las maneras para poder aprender a sobrellevar las etapas es -aunque suene obvio- "vivirlas" y sentirlas. Negar algo que te pasa no hará que se extinga, de hecho volverá como un efecto rebote e intensificado. Así que si tienes que rabiar, llorar o maldecir, sólo hazlo. Lo único que te pediría, como compañera de letras (por así decir), es que no seas demasiado dura contigo misma. No te critiques por dudar, por sentirte confundida o "por volver a hundirte", puesto que las curvas de aprendizaje son así, a veces damos un paso tropezamos, volvemos a mirar atrás, nos tentamos con viejos hábitos, está bien, es parte del proceso. Así que permítete ser humana y ya. A todos nos pasa. Ahora bien, sabiendo que no quieres estar ahí, no te quedes. No lo digo como si fuese fácil, pero sólo tú puedes sacarte de ahí y lo sabes.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar

Únete para seguir leyendo ♥