Únete para seguir leyendo ♥

jueves, mayo 21

Refuerzo

Ya no lloro nunca. 
Ya no lloro nunca, menos aún por desamor.

Lo interesante, especial y lo que realmente merece la pena en mi vida no me haría nunca llorar, no me desanimaría, no me haría flaquear ni más débil. Lo que merece mi tiempo me aporta, valora cada parte de lo que soy, aprecia mi mundo y mi esencia y me hace más confiada y más segura. 
Si sólo vivo una vez, ¿por qué desperdiciar el tiempo haciéndolo prisas? 
¿Por qué malgastar mi tiempo en causas perdidas o vacías?
Cuando realmente entiendes que sólo los ojos correctos son capaces de desnudarte el alma dejarás de buscar miradas aleatoriamente. No es necesario. No lo necesitas. 

¿Quién sí y quién no?¿Dónde está el sí?
En  ningún lugar y en todos al mismo tiempo. 
Porque así es, porque esta vida viene y va. 



                                        


sábado, mayo 2

Cuestión de tiempo


Y una vez más -casi-
Y otra vez más -aún no-
Y finalmente -un último esfuerzo-
Ni siquiera he contado los minutos, las horas, los días, los meses que me ha costado ésto pero os puedo garantizar que ha sido un proceso realmente largo.
¿Sabéis? Yo ni siquiera creía en el tiempo. 
Ni siquiera creía en que tenía que organizar mis cartas y jugarlas en un tiempo límite, que tenía que pensar detenidamente como quería que fuera el proceso. Y por supuesto, ni siquiera creía en la constancia. Todo lo quería ya, ya y ahora.
Supongo que no quería atravesar todas las circunstancias no tan positivas que traía el camino, me hubiera encantado dar un salto hasta el maldito final.
Me hubiera encantado pulsar el play, después el next y por último el off
Todo hubiera terminado antes.
Y sin embargo, tuve que ir pasito a pasito por ese camino lleno de obstáculos, tuve pulsar un millón de veces el pause, play, pause, play... Y en ocasiones, hasta el replay.
Finalmente lo conseguí. 
Y la lección más importante después de todo mi sacrificio fue que;
ninguna victoria es eterna, no es el resultado final que experimentas por un tiempo límite, es el mantener el paso del tiempo a nuestro favor.